Abrir menú principal

El Gran Duque de Luxemburgo veta la ley de la eutanasia y el gobierno pretende reducirle los poderes

3 de diciembre de 2008

Madrid, España — El gobierno de Luxemburgo ha anunciado que va a iniciar un proceso legal para modificar la Constitución con el objetivo de reducir los poderes conferidos a la monarquía, después de que el Gran Duque Enrique I se negara a sancionar una ley de eutanasia.

Curiosamente, quien promoverá la reducción de competencias del Gran Duque será el primer ministro Jean-Claude Juncker, cuyo partido, el socialcristiano, se opuso durante la votación.

La polémica ley en virtud de la cual se legalizaría la eutanasia salió adelante en el Parlamento por un estrecho margen de votos.

El monarca, que comunició su decisión en un discurso aduciendo "razones morales", es el encargado, según la legislación luxemburguesa, de sancionar las leyes como último paso para su aprobación, como sucede también en España y otros países con monarquía constitucional.

En palabras de Juncker, se tomará la medida para evitar "evitar una crisis institucional". No obstante, la reforma suprimirá "el término 'sancionar' en el artículo 34 de la Constitución y reemplazarlo por el término 'promulgar', lo que quiere decir solo promulgar leyes para que entren en vigencia".

En Bélgica se dio un precedente similar, cuando el Rey Balduino I renunció durante día y medio a sus prerrogativas constitucionales en el año 1990 para no tener que firmar una ley sobre el aborto.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir