Diferencia entre revisiones de «Hallan el cadáver de un ecuatoriano fallecido en el atentado de ETA en Barajas»

m
Miscelánea ortográfica
m (Miscelánea ortográfica)
<P ALIGN=JUSTIFY>En la tarde del 3 de enero los equipos de emergencia localizan bajo toneladas de escombros el cadáver de Carlos Alonso Peñate, desaparecido desde el sábado 30 de diciembre tras el atentado con bomba del grupo violento [[w:ETA|ETA]] en los aparcamientos de la términal T4 del [[w:Aeropuerto de Barajas|Aeropuerto de Barajas]] de [[w:Madrid|Madrid]]. El vehículo donde se encontraba Carlos Alonso Palate se encontraba en la plaza número 423 de la planta cero del módulo D del aparcamiento de la Terminal 4 de Barajas, sin que fuera desplazado por la onda expansiva de la bomba. El estallido de la furgoneta bomba causó el derrumbamiento de varias plantas del aparcamiento, sepultando una gran cantidad de vehículos. Pese a que tras el aviso de bomba se procedió a la evacuación de los aparcamientos, aún quedaban personas en los mismo en el momento en que se produjo la explosión.</P>
 
<P ALIGN=JUSTIFY>Carlos Alonso Peñate, de origen ecuatoriano y 34 años, se convertiría en la primera víctima mortal de ETA tras algo más de tres años sin asesinatos perpetrados por la organización. El último asesinato de ETA antes del atentado en Barajas se había producido el 30 de mayo del año 2003, en que murieron dos policiaspolicías nacionales en Navarra. Aún queda por localizar al otro desaparecido en el atentado, Diego Armando Estacio Civizapa, de 19 años, también de origen ecuatoriano, que en el momento de la explosión descansaba en su coche en el aparcamiento mientras su compañera se hallaba en la terminal de aeropuerto esperando a unos amigos que llegaban de viaje. Según el ministro de Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, las posibilidades de encontrarlo con vida son mínimas, por lo que el número de víctimas mortales de este atentado puede elevarse a dos.</P>
 
<P ALIGN=JUSTIFY>A diferencia del atentado de mayo del 2003 (tras el cual siguieron produciéndose atentados sin víctimas mortales), el atentado de diciembre no parece tener como objetivo el asesinato de personas concretas, sino que se trata de un ataque destinado al destrozo de infraestructuras, muy común en la violencia etarra, con el objetivo de realizar presiones políticas.</P>
646

ediciones