Diferencia entre revisiones de «Científicos descubren un freno para el cáncer de mama»

sin resumen de edición
[versión sin revisar][versión revisada]
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Fue un descubrimiento de Xosé Bustelo, integrante del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC), y Balbino Alarcón. Lo dieron a conocer el día 14 del corriente en la revista Nature Comunications. El proyecto fue financiado por la Asociación española contra el cáncer, con una beca de más de un millón de euros, aunque es necesario buscar más fuentes de ingresos para que el trabajo siga avanzando.
En un estudio realizado con ratones se confirmó que el bloqueo de la proteína Tc-21 impide no solo el crecimiento de los tumores de mama y la metástasis a los pulmones, sino también el de los dos peores tipos de cáncer de pecho; el Her2 y los triples negativos, los más difíciles de tratar debido a su alto grado de malignidad.
Existe la posibilidad que se presenten complicaciones al aplicar el bloqueo, {{cita|"puede hacer que el tumor desarrolle mecanismos de resistencia para combatir la inhibición de esta proteína",|}} afirma Bustelo. Lo cual resultaría un riesgo elevado en los tratamientos crónicos o muy largos.
Sin embargo, existirían mecanismos moleculares que desencadenarían esa resistencia, {{cita|"lo que significa que también se podrán desarrollar estrategias terapéuticas para prevenirla"|}} agregó el investigador. Y a pesar de no haber dado muchos detalles por cuestiones de confidencialidad, dijo: {{cita|"Hemos demostrado que esta proteína puede ser una buena diana terapéutica para el cáncer de mama porque su inhibición no causa daños al organismo y, en cambio, sí es muy efectiva para frenar los tumores de mama y las metástasis de pulmón"|}}. Pero ahora se centrarían en los métodos para inhibirla.
 
Alarcón explicó que eliminando la Tc-21 también podrían controlarse otra clase de tumores como los linfomas, pero no serviría para combatir otros tipos de cáncer como el de colon, de piel o de pulmón.
{{cita|"Es un camino largo que supone años de estudio y de multitud de fases y pruebas hasta llegar a una terapia efectiva" en pacientes pero "vale la pena apostar por ello"|}}, advirtió Bustelo.
 
 
33

ediciones