Abrir menú principal

Juez dicta auto de formal prisión a tuiteros de México

31 de agosto de 2011

Ubicación del estado de Veracruz en el territorio mexicano.

Un juez determinó que María de Jesús Bravo y Gilberto Martínez recibieran auto de formal prisión luego de considerar que presuntamente cometieron sabotaje y terrorismo. Ambos usuarios de las redes sociales Facebook y Twitter son acusados por la fiscalía del estado mexicano de Veracruz de causar psicosis colectiva y de terrorismo al difundir mediante sus cuentas información sobre presuntos ataques y secuestros por parte del crimen organizado a niños y niñas en escuelas del puerto de Veracruz. La organización Amnistía Internacional definió como "injusto" y "preocupante" el proceso.

La fiscalía de Veracruz mediante la policía cibernética, determinó que ambos usuarios difundieron rumores el pasado 25 de agosto de ataques y secuestros a escuelas porteñas, lo que generó que muchos padres de familia fueran por sus hijos desesperadamente a las escuelas, y que las líneas telefónicas se saturaran. Tales ataques nunca ocurrieron. En respuesta, el gobernador del estado, Javier Duarte, ordenó la investigación que arrojó a 17 primeros responsables y días después, la detención de Bravo y Martínez, quienes permanecen detenidos en el penal de Pacho Viejo.

María de Jesús Bravo, mediante una carta a los medios, acusó a las autoridades policiacas mexicanas de coacción al dar su declaración ministerial, en tanto sus defensores solicitarán un recurso de amparo para obtener su libertad, ya que consideran fue violado su derecho a la libertad de expresión. La organización Artículo 19 consideró que el gobierno de Veracruz está restringiendo la libertad de expresión.

Amnistía Internacional, por su parte, denunció que los detenidos fueron presionados para declararse culpables en sus declaraciones, y que fueron incomunicados durante 60 horas. La organización defensora de los derechos humanos señaló que si bien las publicaciones de ambas personas fueron irresponsables, "la detención y acusaciones a María de Jesús Bravo y Gilberto Martínez Vera por cargos de terrorismo y sabotaje son injustos y violan su derecho a la justicia y la libertad de expresión", se lee en un comunicado.

El auto de formal prisión es un recurso jurídico de las leyes mexicanas que indica que hay indicios por parte del juez para no liberar a un detenido pasado un plazo de 48 horas después de su arresto. Según las leyes del estado, los acusados de ser declarados culpables, podrían recibir una pena de 3 a 30 años de prisión.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes