La Amazonia comenzó a emitir más carbono de lo que absorbe

Parte de la selva amazónica perdió su capacidad de absorber carbono de la atmósfera y comenzó a emitirla. La revelación fue realizada por un estudio liderado por una investigadora brasileña del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), Luciana Gatti, publicado el pasado miércoles (14) en la revista Nature.

Selva amazónica vista desde el aire.
Neil Palmer/CIAT - Flickr

20 de julio de 2021

Para verificar el balance de carbono, es decir, la diferencia entre lo absorbido y lo emitido, los investigadores registraron 590 mediciones de perfil vertical de concentraciones de dióxido de carbono (CO2) y monóxido de carbono (CO) desde la superficie hasta la altura de 4,5 km utilizando aviones. Estos registros se realizaron entre 2010 y 2018 en cuatro regiones diferentes de la Amazonia: noroeste, suroeste, noreste y sureste.

Con estos datos, los autores descubrieron que mientras las regiones ubicadas al oeste de la Amazonia todavía absorben carbono, de manera más débil, las regiones más al este comenzaron a emitir carbono a la atmósfera, principalmente en el sureste. La principal diferencia entre el este y el oeste del Amazonas es la tasa de deforestación e interferencia humana, que en el este es mucho mayor.

Los investigadores también infirieron que las regiones con tasas más altas de deforestación muestran una tendencia más clara hacia el aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones. Esto es aún más evidente en los meses de la estación seca (agosto, septiembre y octubre) cuando la reducción de las precipitaciones alcanza más del 30% y la temperatura promedio es 2° C más cálida. Con la estación seca más cálida, con menos humedad y mayor duración, el estrés de la vegetación es mayor, lo que compromete aún más la absorción de carbono y aumenta su vulnerabilidad.

El balance de carbono de toda la Amazonia sudamericana para el período estudiado de 2010 a 2018 indica una emisión de 1060 millones de toneladas de carbono por año a la atmósfera. La emisión generada por los incendios en este período fue de 1510 millones de toneladas de carbono al año, lo que significa que la Amazonia es capaz de absorber solo el 30% de las emisiones totales de los incendios. Considerando solo la Amazonia brasileña, este porcentaje cae al 18%.

El estudio finalmente señala que si no hubiera más incendios y se eliminara la deforestación, además de reducir las emisiones de carbono por parte del bosque, la Amazonia brasileña eliminaría alrededor de 200 millones de toneladas de carbono por año.

Número de incendios y deforestación bate récord en junio

Desafortunadamente, contrariamente a lo mostrado en el estudio publicado por Nature, los datos del INPE muestran que el número de incendios en la Amazonia ha aumentado dramáticamente, registrándose 2308 brotes en el mes de junio de este año, el valor más alto desde 2007.

Además de los incendios, según datos del Instituto Amazónico del Hombre y el Ambiente ( Imazon), en junio se destruyeron 926 km² de bosque. Con esto, el área de deforestación acumulada en los últimos 11 meses (agosto de 2020 a junio de 2021) alcanzó los 8381 km², lo que representa un incremento del 51% en comparación con el período de agosto de 2019 a junio de 2020, que registró 5533 km². de área deforestada.

Considerando solo el año 2021, de enero a junio de este año, la Amazonia perdió 4014 km² de bosque, la tasa de deforestación más alta para un primer semestre en los últimos 10 años.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes