La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba moción para abrir segundo juicio político al presidente Trump

13 de enero de 2021

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles una moción para abrir un juicio político al presidente Donald Trump por un único cargo: “incitar a la insurrección”. De esta manera, el mandatario saliente será el primero en enfrentarse a un segundo proceso de destitución en la historia del país. La votación en la Cámara para avanzar en la impugnación de Trump fue de 231 a favor, frente a 197 en contra. En total, diez republicanos se unieron a la oposición y apoyaron la apertura de un juicio político al mandatario.

La Cámara aprobó la moción con 231 votos a favor y 197 en contra, contando con el respaldo de diez republicanos.
Mark Dixon/Flickr

La resolución, presentada por los representantes demócratas, describe los hechos del 6 de enero, cuando miles de personas se dieron cita en Washington D.C. para asistir a una marcha en la que el presidente pronunció un discurso con el cual, según la oposición, habría incitado a la toma del Capitolio. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inició el debate alegando que Trump es "un peligro claro y presente” para el país.

"Sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó a esta insurrección”, dijo Pelosi en referencia a los disturbios del 6 de enero. “El presidente debe ser sometido a un juicio político”, agregó. Pelosi dijo también que Trump ha mentido “repetidamente” sobre el resultado de la elección presidencial del 3 de noviembre y ha propagado dudas sobre el proceso democrático.

La resolución

En el discurso a sus seguidores, explica la resolución aludiendo al acto del 6 de enero, Trump “deliberadamente dio declaraciones que, en ese contexto, alentaron —y previsiblemente resultaron— en acciones ilegales en el Capitolio”. El texto cita una frase del presidente diciendo a los manifestantes “si no luchan en cuerpo y alma, ya no van a tener un país”. Los legisladores acusan al presidente de haber puesto “en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno”, amenazar “la integridad del sistema democrático” e interferir “con la transición pacífica al poder”.

La Cámara de Representantes planea enviar al Senado el artículo de juicio político -es decir, el único cargo del que se acusa al presidente- "lo más pronto posible", dijo el miércoles el segundo demócrata de mayor rango en la cámara, Steny Hoyer. "No hay ninguna razón por la que no podamos enviarlo esta semana (...). Tenemos la intención de hacer eso", dijo a MSNBC en una entrevista, citando conversaciones con Pelosi.

La presidenta de la Cámara Baja también nombró ya a los nueve vocales que presentarán el caso de la Cámara durante el juicio en el Senado. "Estamos debatiendo esta medida histórica en la escena del crimen", dijo el representante Jim McGovern, demócrata por Massachusetts. Por su lado, el representante republicano por Misuri, Jason Smith, calificó el proceso de juicio político como "imprudente" e instó a los legisladores a poner "a las personas antes que a la política".

"El presidente Trump se irá en siete días. Tratemos de sanar a esta nación. Escuchemos al pueblo estadounidense (...). Trabajemos para la gente. Este país está sufriendo. La gente está sufriendo. Nuestros compañeros están sufriendo. Este es un juicio político imprudente. Esto solo traerá el odio más que nunca. Tengamos una conciencia. Pongamos a la gente antes que a la política. Unifiquemos a este país", dijo Smith. McGovern aseguró, por su lado, que los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos no habrían sucedido "si no hubiera sido por el ocupante de la Casa Blanca", aludiendo a Trump.

El Capitolio, nuevamente protagonista

Finalmente, fueron diez -y no apenas los cinco que ya habían adelantado su decisión- los congresistas republicanos que se unieron a los demócratas para acusar a Trump por segunda vez, a solo siete días que deje el cargo y el presidente electo Joe Biden preste juramento, el 20 de enero. El voto en la Cámara para destituir al mandatario saliente pasa ahora al Senado, todavía controlado por los republicanos, aunque no está claro si el juicio político se llevaría a cabo a tiempo para expulsar a Trump de la Casa Blanca.

Washington está en alerta máxima después de los disturbios y falta una semana para que culmine el mandato de Trump. Se ha anunciado que 20 000 miembros de las tropas de la Guardia Nacional estarán disponibles para resguardar la ciudad. Ya este miércoles el Capitolio estaba custodiado. La Cámara inició su sesión poco después de las 9 de la mañana, justo en el sitio que fue objeto del asalto la pasada semana. Los demócratas avanzaron en sus propósitos después de que el vicepresidente Mike Pence rechazara un esfuerzo para que invocara la Enmienda 25 de la Constitución de Estados Unidos, que autoriza la destitución del presidente en determinadas instancias.

"No creo que ese curso de acción sea en el mejor interés de nuestra nación o sea consistente con nuestra Constitución", dijo Pence en una carta el martes por la noche a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Pero, pese a la carta, la Cámara Baja aprobó una resolución el martes por la noche pidiendo formalmente a Pence que actúe. La votación final fue 223-205 a favor del proceso de destitución.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes

 

La versión original del artículo, o partes de él, ha sido extraída de Voz de América.

Voz de América libera sus contenidos bajo dominio público.