La policía sudafricana deportó a 10 hinchas argentinos

Johannesburgo, Sudáfrica
8 de junio de 2010

Un grupo perteneciente a las temidas "barras bravas" de Argentina fue detenido y expulsado de Sudáfrica.

A sólo días para que inicie la Copa de Fútbol, la policía sudafricana detuvo a varios sujetos sospechosos de pertenecer a estas organizaciones que dicen apoyar a sus equipos, pero que generalmente causan desastres antes, durante y después de los partidos de fútbol.

Los aficionados extremistas eran esperados por la seguridad en el Aeropuerto Internacional de Johannesburgo, por lo que fueron detenidos al bajarse del avión y deportados de Sudáfrica inmediatamente.

Argentina entregó a las autoridades locales una lista de 800 personas potencialmente peligrosas, algunos incluso con antecedentes penales.

"Al menos dos de esos individuos son líderes de barras bravas de clubes y un tercero está en libertad condicional por asesinato", explicó la policía sudafricana por medio de un comunicado.

A pesar de estos incidentes el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, dio la bienvenida a los jugadores de fútbol, visitantes y fanáticos que llegan por montones diariamente a su país.

Es un gran honor para mí, dar la bienvenida a los equipos, a los fanáticos del fútbol, a los turistas y a toda la fraternidad del fútbol mundial a nuestro hermoso país Sudáfrica. Estamos verdaderamente alagados por ser humildemente los anfitriones del mundo en nuestro país para este histórico y extraordinario evento

— Jacob Zuma

La Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, comenzará oficialmente este próximo viernes 11 de junio.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes

 

La versión original del artículo, o partes de él, ha sido extraída de Voz de América.

Voz de América libera sus contenidos bajo dominio público.