Presidente de Panamá desata polémica en Oriente Medio

Ciudad de Panamá
6 de marzo de 2010

Las declaraciones del presidente panameño Ricardo Martinelli en su viaje oficial de cinco días a Israel han causado la indignación del pueblo palestino, luego de que el mandatario declarara que "Israel es el guardián de Jerusalén". Las palabras fueron hechas en presencia del presidente israelí Shimon Peres, quien además declaró el apoyo de Panamá a Israel en los foros internacionales y tildó de "inquisidor" al informe Goldstone que evaluó la situación de la última guerra en la Franja de Gaza.

El líder de la Autoridad Nacional Palestina, Nabil Shaath, repudió en un comunicado las intenciones del presidente panameño calificándolas como "una ofensa al pueblo palestino".

En Panamá, varios políticos de la oposición han criticado la postura de Martinelli y argumentan que sus palabras pueden comprometer la seguridad del país y en arruinar las relaciones con los países árabes, al inmiscuirse en un tema que Panamá no compete como lo es el conflicto árabe-israelí.

En el día de ayer, la Cancillería de Panamá aclaró a través de un comunicado que "el Gobierno de Panamá entiende y respeta la situación de la ciudad de Jerusalén, un sitio histórico de carácter santo que debe estar abierto a personas de todas las creencias". También menciona que Martinelli desea que Israel y la Autoridad Nacional Palestina busquen el diálogo, con el beneplácito de las Naciones Unidas, para conseguir la paz entre ambos pueblos.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes