Seguidores de Michael Jackson le dieron su último adiós

Los Ángeles, Estados Unidos
8 de julio de 2009

Aficionados del astro de la música popular Michael Jackson le rindieron tributo en todo el mundo, mientras la familia Jackson se reunió con miles de personas para un servicio fúnebre en Los Ángeles.

Después de un servicio privado en un cementerio de Los Ángeles, el ataúd de Jackson, cerrado y cubierto de rosas rojas, fue llevado inesperadamente al complejo deportivo Staples Center y colocado frente al escenario. El servicio fue sobrio y conmovedor, a diferencia de los espectaculares conciertos por los que Michael Jackson era famoso.

Cantantes como Mariah Carey, Jennifer Hudson, Usher y el guitarrista John Mayer interpretaron éxitos de Jackson, algunos silenciosamente y otros con notas que retumbaban en el alto techo del complejo deportivo.

La cantante y actriz Queen Latifah leyó un poema escrito para la ocasión por el poeta estadounidense Maya Angelou. El poema exhortaba a Jackson a “cantar nuestras canciones entre las estrellas y danzar en la luna”.

Berry Gordy, fundador de Motown Records, fue ovacionado de pie cuando dijo que Jackson era simplemente el mejor artista que jamás haya vivido.

El líder religioso Al Sharpton elogió a Jackson por romper las barreras raciales, mientras que la legisladora Sheila Jackson Lee habló de su largo historial filantrópico.

Pero el más notable discurso de la ocasión fue inesperado. Provino de Paris, la hija de Jackson de 11 años, quien emergió de entre los familiares en el escenario para tomar el micrófono. Entre lágrimas, ella dijo que su padre era el mejor padre que se puedan imaginar y que lo amaba mucho. Paris comenzó a llorar cuando su tía, Janet Jackson, la abrazó.

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar

Fuentes

 

La versión original del artículo, o partes de él, ha sido extraída de Voz de América.

Voz de América libera sus contenidos bajo dominio público.

Más sobre el funeral de Michael Jackson:
 
Información en Wikipedia