Usuario:Inmaglopez/Taller

Atajos:
WN:ZP
WN:ZPD

¡Bienvenido/a a la zona de pruebas! Esta página sirve para que realices todas las pruebas de edición que desees. Siéntete libre de probar aquí tus habilidades en la edición de páginas wiki. Para editar, cliquea aquí o en la pestaña «editar» en la parte superior de la página, haz cualquier cambio en la caja de texto y luego cliquea en el botón «Guardar la página» cuando hayas terminado. Dado que se trata de una zona de pruebas, las ediciones o comentarios puestos aquí no serán permanentes.

TemaEditar

Homeopatía

Noticia con citas y referenciasEditar

TítuloEditar

La homeopatía en España y Europa

A pesar de pasar por sus horas más bajas, una investigación ha plasmado que sigue habiendo un “alto grado” de personas que aún confían y recurren a la homeopatía como si de una ciencia medicinal se tratara. Concretamente se trata del 59 por ciento de los 6.300 encuestados para un estudio sociológico de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). El objetivo de este trabajo ha sido poner de manifiesto las razones por las que algunos sectores siguen comparando esta pseudociencia con los medicamentos. No es casual. “El principal problema es que creen que la homeopatía es un medicamento”, ha subrayado el sociólogo y autor de esta investigación, Josep Lobera, que indica que estas conclusiones, en parte, se deben a que las farmacias venden productos homeópatas que comparten escenario con los fármacos. “Observamos que la mayoría de las personas en España confía en las pseudociencias, como la homeopatía o la acupuntura, que implican el 59 y el 68,6 por ciento", ha apuntado.

Uno de los problemas, es que la ley permite que se puedan vender productos homeópatas dentro de las farmacias, una decisión política, que ha supuesto un problema para las personas que lo equiparan con la eficacia demostrada de los medicamentos. Además, se suponer una fuente de ingresos para según qué sectores. La confianza en las pseudociencias no parece surgir del desconocimiento o del rechazo a la ciencia y los medicamentos convencionales, ha señalado Lobera (2017) y, ha añadido que para quienes confían en ellas, las terapias alternativas parecen tener también un carácter científico, que emana de una producción social similar a la Medicina convencional. Los partidarios de esta pseudociencia que afirman que "La homeopatía sostiene que existe una “fuerza” que sutilmente subordina todos los procesos biológicos (bioquímicos, celulares, etc) manteniendo en orden al organismo y preservando el equilibrio. La energía vital." (Korovsky, 2000)


La European Academies Science Advisory Council, formada por las academias nacionales de ciencias de los estados miembro de la Unión Europea que sus efectos no presentan la eficacia de los medicamentos, alertó de las consecuencias negativas, "Homeopathy raises issues of concern for patient informed consent if health practitioners recommend products which they know are biologically ineffective. There are also potential safety concerns for homeopathic preparations because of poorly monitored production methods." (Easac, 2017)

Por otro lado, distintos estudios prueban la eficacia de la homeopatía y se abren nuevas líneas de investigación para tratar naturalmente todo tipo de enfermedades. "En homeopatía, atender al enfermo no significa eliminar los síntomas"(Servais, 2001). La melena dieciochesca de Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía, no debe llevarnos a engaño. Su rostro sirve para ilustrar cualquier texto sobre homeopatía, pero desde que vivió y escribió han pasado 200 primaveras y la ciencia médica que desarrolló se encuentra hoy en su mejor momento, con un futuro espectacular por delante. Aparecen pruebas rigurosas de su eficacia, se crean nuevos medicamentos para nuevos tipos de enfermos y se empieza a comprender su hasta ahora misteriosa, casi mágica, manera de actuar sobre el organismo.

Michael Frass, oncólogo de la Universidad Médica de Viena, ha probado que el tratamiento homeopático individualizado mejora el estado general de salud y la calidad de vida de los pacientes con cáncer que siguen la terapia convencional. Esta investigación es una de las destacadas por el doctor Gualberto Díaz, que recoge en su blog las pruebas que confirman la eficacia de la homeopatía y contrarrestan la continua campaña de desprestigio que sufre por parte de divulgadores "escépticos", que lo ponen en cuestión todo menos los estudios de las farmacéuticas. "La homeopatía es la medicina familiar al cuadrado, el enfoque es el mismo, enriqueciendo quizás más la orientación biopsicosocial, en el sentido de contemplar al paciente tanto desde la parte psíquica como de las dolencias que acompañan" (Díaz, 2014)

Pero, ¿qué es la homeopatía? "Es una ciencia médica que trata las dolencias con remedios que, probados en personas sanas, han dado resultado" (Dr y Dra Dhama, 2012).

Vicente Baos (2017), médico de familia, miembro del Círculo Escéptico y también colaborador de la red de expertos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recuerda que la mayoría de productos homeopáticos parten de la "disolución de Hahnemann", el médico alemán que fundó la homeopatía. Un ejemplo es el producto homeopático más usado, en este caso para la prevención de estados gripales, "que parte de una mezcla del hígado y el corazón de un pato de raza Barberie". Una molécula de un producto –por ejemplo, un mililitro del hígado y el corazón del pato– se diluye en 99 mililitros en agua –si el producto resultante van a ser pastillas– o alcohol –si finalmente se quiere obtener un jarabe–. De la mezcla extraen otro mililitro y lo vuelven a disolver en otros 99... "Cuando ya han hecho entre ocho y 12 disoluciones, ya no queda nada del producto original. Ese líquido final se mezcla con gránulos de azúcar o lactosa, o la mezcla de ambos, lo pulverizan y es lo que venden" añade Baos (2017).

¿Cuántos homeópatas hay en España? "No hay cifras oficiales, al no ser algo reglado ni reconocido. La homeopatía la puede recomendar un médico o alguien que no lo sea. Ellos hablan de que son 100.000, pero un estudio reciente de la Encuesta Social Europea revelaba que sólo el 2,8% de la población toma este tipo de productos. Ni es tan usado ni es tan común"(Baos,2017). Ahora bien, a nadie escapa que "hay gente que considera que la medicina científica y química es el mayor peligro mundial y optan por acudir a fórmulas mágicas. Es lo que llamo la saturación del bienestar: la sociedad te ofrece tantas cosas buenas que te hartas, vas a lo mágico. La racionalidad y la educación científica deben poner estas prácticas en su lugar" (Baos, 2017). El problema, dice el médico, es que muchos de estos productos están en un limbo: "No están prohibidos, pero tampoco están en el registro de la AEMPS. La UE los considera “medicamentos especiales” y España se limita a recoger la normativa europea" (2017).

 
Samuel Hahnemann 1841

"Si el médico pecibe con claridad lo que debe ser curado en las enfermedades y si sabe cómo adaptar, conforme a principios perfectamente definidos, lo que hay de curativo en los medicamentos a lo que ha descubierto en el paciente indudablemente mórbido de modo que venga el restablecimiento, entonces habrá comprendido la manera de curar juiciosa y racionalmente y será un verdadero médico" (Hahnemann,1833)


El dr. Alberto Sacristán (2017), presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopática, asegura que todavía hoy existe mucha desinformación sobre esta terapéutica, pese a que acumula más de 200 años de historia. El dr. Sacristán destaca que los medicamentos homeopáticos son totalmente legales en nuestro país y están avalados por una directiva europea y dos decretos ley en España. “Prohibir la homeopatía en España exigiría prohibirla en Europa”, señala. Recuerda además que países de nuestro entorno como Francia, Reino Unido, Alemania o Suiza tienen integrada la homeopatía dentro de sus sistemas de salud. El dr. Gonzalo Fernández Quiroga (2017), portavoz de la Asamblea Nacional de Homeopatía, indica además que, a menudo, se contrapone la homeopatía con la llamada medicina científica. En su opinión, es un error. “Somos médicos, farmacéuticos y veterinarios que hemos estudiado en las mismas facultades que nuestros compañeros”, afirma. “Nuestro objetivo es sumar, no sustituir”, asegura. Ambos representantes médicos están de acuerdo en la necesidad de luchar contra el intrusismo y en formar adecuadamente a los profesionales que ejerzan este método terapéutico para salvaguardar al máximo los derechos de los pacientes.

Lista de referenciasEditar

Fuentes originales de la noticiaEditar