Usuario:Mariadogloz/Taller

Atajos:
WN:ZP
WN:ZPD

¡Bienvenido/a a la zona de pruebas! Esta página sirve para que realices todas las pruebas de edición que desees. Siéntete libre de probar aquí tus habilidades en la edición de páginas wiki. Para editar, cliquea aquí o en la pestaña «editar» en la parte superior de la página, haz cualquier cambio en la caja de texto y luego cliquea en el botón «Guardar la página» cuando hayas terminado. Dado que se trata de una zona de pruebas, las ediciones o comentarios puestos aquí no serán permanentes.

TemaEditar

  • Centenario de la revolución rusa.

Noticia con citas y referenciasEditar

Centenario de la revolución rusaEditar

Este año marca el centenario de los acontecimientos históricos a nivel global de 1917 que iniciaron con la Revolución de Febrero en Rusia y culminaron en octubre —en los “diez días que conmovieron al mundo”— con el derrocamiento del gobierno provisional capitalista y la conquista del poder por el Partido Bolchevique, bajo el liderazgo de Vladimir Lenin y León Trotsky. El derrocamiento del capitalismo en un país de 150 millones de personas y el establecimiento del primer Estado obrero socialista en la historia fue el evento más transcendental del siglo XX. Reivindicó, en la práctica, la perspectiva histórica proclamada tan sólo 70 años antes, en 1847, por Karl Marx y Friedrich Engels en El manifiesto comunista. En el transcurso de un año, el levantamiento de la clase trabajadora rusa, movilizando tras de sí a decenas de millones de campesinos, no sólo puso fin a siglos de dominio por una dinastía autocrática semifeudal. El extraordinario salto en Rusia de “Zar a Lenin” —el establecimiento de un gobierno basado en consejos obreros (soviets)— marcó el comienzo de una revolución socialista mundial que elevó la conciencia de la clase trabajadora y de las masas oprimidas por el capitalismo y el imperialismo alrededor de todo el planeta. En medio de la horrible carnicería de la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa demostró la posibilidad de un mundo más allá del capitalismo, sin explotación y sin guerra. Los eventos de 1917 y sus consecuencias han penetrado profundamente la conciencia de la clase trabajadora internacional y fueron una inspiración política fundamental para las luchas revolucionarias del siglo XX que se extendieron por todo el mundo. (North y Kishore, 2017, p. 1)

Para entender su importancia, vamos a intentar situarnos en su contexto histórico; "se denomina a Revolución rusa al conjunto de acontecimientos sucedidos entre febrero y octubre de 1917 y que llevaron al derrocamiento del régimen zarista y la instauración del primer gobierno socialista del mundo. (...)" (Díaz, 2016, p. 1) Una de las principales causas para el estallido de la revolución fue el descontento con el zar Nicolás II, que ejercía un poder despótico y vivía en la más absoluta riqueza, mientras el pueblo rusa se moría de hambre y se encontraba sin recursos las continuas batallas perdidas frente a Alemania durante la 1ª Guerra Mundial. La imagen del zar estaba deteriorada al máximo por su vida de opulencia y labor despótica al frente del país. Además, la opresión de las clases bajas contrastaba con el enorme poder que seguían manteniendo algunos señores feudales, que todavía mantenían el dominio de grandes extensiones de terreno que eran trabajadas por los campesinos o mujiks.

Otra de las causas de la revolución rusa fue la entrada de capital extranjero del país, el cual dominaba las fábricas y centros productivos de la Unión Soviética. Esto dio lugar a la aparición de los obreros, los cuáles trabajaban en unas condiciones infrahumanas. Pronto se hicieron cada vez más frecuentes las protestas, que luego pasaron a huelgas y terminaron en grandes revueltas. Muchos de estos obreros se agruparon en organizaciones sindicales conocidas como soviets.

Asimismo, en los últimos tiempos se había producido una importante penetración de las ideas marxistas en el pueblo soviético.

Al año de triunfar los bolcheviques en Rusia, se repetía el mismo pleito en Alemania, con distinto balance de fuerzas. La socialdemocracia se inclinaba a la instauración del poder democrático de la burguesía y a la liquidación de los soviets. Y triunfaron los socialdemócratas. Hilferding y Kautsky en Alemania como Max Adler en Austria, proponían una "combinación" de la democracia con el sistema soviético, dando acogida a los soviets obreros en la Constitución. Esto hubiera significado convertir en parte integrante del régimen del Estado la guerra civil latente o declarada. Sin embargo, esta pretensión podía tener, en Alemania, su razón de ser, fundada acaso en la vieja tradición: en el año 48, los demócratas wurtemburgueses pedían una república presidida por un duque.

Tal y como dice la prestigiosa revista History (2017): "Following the surrender of Nazi Germany at the end of World War II, the uncomfortable wartime alliance between the Soviet Union and the United States and Great Britain began to crumble", que se traduce como: Tras la rendición de la Alemania nazi al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la incómoda alianza en los tiempos de guerra entre la Unión Soviética y Estados Unidos y Gran Bretaña empezó a derrumbarse". (Pritchett, 2017, p. 3)

Esa masacre debe haber sido una escena bien macabra, que sería difícil creer sino estuviera tan bien documentada. ¿Y todo eso para qué? Para que los bolcheviques comunistas establecieran una dictadura tiránica mil veces peor que la de todos los zares juntos. Solo a Lenin se le atribuyen la muerte de unos 10 millones de rusos y a Stalin 30 millones. Y si mencionamos a Mao, una académica china le atribuye 80 millones de muertos para establecer el comunismo. Por el momento dejamos fuera del conteo a los bolcheviques tropicales.

La Revolución rusa tuvo dos etapas. Una primera revolución en la que el gobierno zarista es derrocado y se impone u gobierno provisional, y una segunda revolución en la que se elimina este gobierno provisional para establecer un gobierno comunista." (Díaz, 2016, pp. 1-2). Y es que al fin y al cabo, este año se cumple el centenario de la Revolución Rusa: el acontecimiento más importante habido en la historia de la humanidad hasta la fecha. Por vez primera, dejando a un lado la experiencia efímera pero gloriosa de la Comuna de París, millones de oprimidos derribaron a sus opresores y se propusieron edificar una sociedad justa, igualitaria y verdaderamente humana, una sociedad socialista. Para conmemorar este gran acontecimiento, Lucha de Clases publicará una serie de artículos a lo largo del año, que seguirán cronológicamente las etapas más relevantes de la Revolución Rusa. (Rey, 2017, p. 1)

Lista de referencias o bibliografíaEditar

Fuentes originales de la noticiaEditar